Friday, May  24th, 2019

Dra. Justina Díaz Legaspe

Información académica

  • Conicet:

    Investigadora Asistente

  • Proyecto:

    Silencismo y el significado de expresiones discriminatorias

  • Descripción:

    Las expresiones discriminatorias son un tipo especial de insulto. Es necesario diferenciar el acto de insultar (que puede ser llevado adelante con cualquier tipo de palabra o incluso sin ellas, dados presupuestos comunes a insultante e insultado) del insulto como expresión lingüística. Estos últimos son expresiones cuya emisión por un hablante resulta derogatoria o peyorativa para aquel a quien es dirigido. Entre el conjunto de las expresiones insultantes, las discriminatorias son aquellas que resultan ofensivas no sólo para el individuo a quien se dirigen sino para todo un colectivo, en virtud de resaltar propiedades que comparten con aquel, en particular la raza, género, etnicidad, religión u orientación sexual. 

    Este tipo de expresiones combinan una dimensión puramente referencial que selecciona un grupo de aplicación (esto es, el conjunto de individuos a quienes se puede aplicar la expresión “correctamente”) y una dimensión derogatoria, vinculada a la actitud de desprecio u odio hacia los individuos en dicho grupo. Se asocian, por tanto, con un término neutro que refiere al mismo grupo sin acarrear las connotaciones peyorativas de la expresión discriminatoria. Gran parte del debate que las expresiones discriminatorias generan en filosofía del lenguaje se centra en la localización y explicación del contenido peyorativo extra que las expresiones discriminatorias conllevan y de las que sus contrapartes neutras carecen: ¿es este contenido peyorativo parte del significado (contenido semántico) de las expresiones discriminatorias? ¿O se trata de un presupuesto que su emisión incorpora al contexto conversacional, o una implicatura convencional ligada a su uso? ¿Acaso las expresiones discriminatorias son en realidad elementos meramente expresivos (sin un contenido semántico propiamente dicho) cuya función es indicar la actitud negativa del hablante hacia un colectivo? Las respuestas a estas preguntas resultan relevantes para las políticas a tomar respecto de su uso: una respuesta positiva a la primera pregunta implica que su uso nunca es inocente y, según los autores que lo avalan, que todas las oraciones que las contienen son sistemáticamente falsas -quien discrimina siempre está equivocado-. Una respuesta afirmativa a la segunda pregunta se basa en considerar que oraciones con expresiones discriminatorias o con sus contrapartes neutras son igualmente verdaderas o falsas, y "dicen" lo mismo, aun cuando sus consecuencias pragmáticas sean diferentes: el uso es inadecuado pero el significado literal no lo es. De responder afirmativamente a la última pregunta se supone que los usos son expresivos de perspectivas o actitudes discriminatorias. Sin embargo, esto vuelve problemático emitir oraciones negativas del tipo "De ninguna manera los A son B", donde "A" corresponde a una expresión neutra para cierto colectivo y "B" es la expresión discriminatoria asociada. En este proyecto se evalúan las diferentes opciones teóricas que dan cuenta del significado de expresiones discriminatorias, vinculando especialmente las consecuencias que acarrean con el proyecto del silencismo.

    El silencismo es la dimensión semántica del movimiento que se opone, en varios frentes, a la discriminación. En su variante más radical considera que las expresiones discriminatorias deben ser eliminadas del vocabulario; variantes más moderadas apuntan a marcar estas expresiones como socialmente censurables y por tanto, a ser evitadas. Por supuesto, esto debe ir acompañado por políticas educativas y sociales tendientes a desarmar el entramado que lleva a la discriminación de los miembros del grupo de aplicación. Pero el silencismo es una tesis lingüística: se considera que estas expresiones deben ser descartadas por su significado, por sus connotaciones peyorativas o por las actitudes que expresan. El silencismo parte del supuesto de que erradicar modos de hablar discriminatorios contribuye, junto con otras políticas adecuadas, a generar ambientes sociales sin discriminación y considera que es clave entender la razón del poder ofensivo de las expresiones discriminatorias y los aspectos semánticos y pragmáticos de su uso para sostener una política de rechazo o sanción social adecuada.

    El silencismo presenta un obstáculo: supone que, en cada ocurrencia de expresiones discriminatorias, el hablante está exhibiendo una actitud derogatoria hacia el grupo de aplicación. Esto se ve reforzado por lo que se conoce como fenómeno de evasión del alcance o desplazabilidad y el fenómeno de uso centrado en el hablante: incluso en posiciones oracionales que usualmente anulan la responsabilidad del hablante sobre rasgos semánticos o pragmáticos de las expresiones, las expresiones discriminatorias parecen hacer responsable al hablante de tener una actitud despectiva. En estos contextos, el uso de la expresión sigue siendo tan ofensivo como lo sería en contextos de uso directo: en casos de negaciones, usos en antecedentes de condicionales y en casos de reportes indirectos, es posible adscribir al hablante actitudes de desprecio hacia el grupo de aplicación. Sin embargo, existen casos claros de uso inocente: (i) casos de citas textuales; (ii) casos miméticos o ecóicos (por ejemplo, actores que recitan textos de otros); (iii) casos de apropiación (el grupo de aplicación se apropia del término y le otorga un significado positivo). Además, algunos casos de reportes indirectos parecen tener lecturas donde no es correcto atribuir al hablante actitudes despectivas, y algunos casos de evasión de alcance pueden frenar la atribución. Una teoría que refuerce el silencismo debe permitir estos usos, al tiempo que censura los otros, sobre la base de una justificación teórica a esta condena social al uso de estas expresiones que se base en una teoría consistente de su significado.

    El proyecto busca entonces articular dos dimensiones: se busca indagar en las diferentes propuestas teóricas sobre el signifcado de estas expresiones, con el objetivo de dar con una que justifique una sanción social del uso de las mismas, pero permita su uso revindicativo (apropiación) o usos inocentes. Se busca asimismo que la teoría adecuada no sobregeneralice el silencismo a otros tipos de insultos que, a diferencia del carácter pernicioso de las expresiones discriminativas, pueden cumplir con funciones sociales positivas.

  • Más información:

    http://www.conicet.gov.ar/new_scp/detalle.php?id=27454&datos_academicos=yes

SADAF on Facebook