Saturday, May  25th, 2019

Proyecto CONICET

  • Conicet:

    Investigador Adjunto

  • Proyecto:

    Los contextos de la evidencia: hacia una teoría de la justificación no-doxástica de las creencias básicas

  • Descripción:

    El objetivo del presente proyecto consiste en abordar la relación entre el evidencialismo ‒es decir, la tesis que sostiene que los sujetos están justificados en creer que p si tienen evidencias para ello‒ y el contextualismo de atribución ‒es decir, la tesis que sostiene que las oraciones de la forma “S sabe que p” son evaluables en cuanto a su verdad en relación con un contexto de atribución‒, dando a la vez una respuesta neo-mooreana al desafío escéptico. Con este fin, la investigación partirá de la hipótesis de que el examen de la evidencia disponible es necesario para la atribución de conocimiento solo en contextos exigentes, sin que esto afecte los contextos propios de la vida diaria. De este modo, considerando las distintas versiones del contextualismo, el principal objetivo de este plan de trabajo será examinar si invariablemente la evidencia es una condición necesaria para que las creencias se conviertan en conocimiento. Para avanzar en la investigación se explorará un conjunto de preguntas que vinculan la evidencia con el conocimiento básico, es decir, con aquellos conocimientos adquiridos a través de una fuente que no sabe que es fiable o digna de confianza. Estas preguntas pueden formularse como sigue:

    ·         ¿Pueden algunos de nuestros conocimientos ser básicos sin ser irracionales?

    ·          De sostenerse la tesis del conocimiento básico, ¿cómo es posible resolver el problema del conocimiento fácil?

    ·         ¿Qué objeciones escépticas debe afrontar el conocimiento básico y cómo es posible superarlas?

                La importancia de estas preguntas radica, ante todo, en la necesidad de revisar el estatus de las creencias básicas confrontándolo con la idea de que el conocimiento debería ser invariablemente reflexivo. De este modo, una de las razones para pensar que podemos tener un conocimiento básico es que, si no es posible, entonces, ¿cómo hemos podido llegar al conocimiento que tenemos ahora? Es de suponer que a través de varias fuentes que sabíamos que son fiables, pero ¿cómo hemos llegado a saber que esas fuentes son fiables? De la misma manera, si la evidencia es necesaria para la atribución de conocimiento, ¿cómo podríamos legitimar nuestro conocimiento cotidiano acerca del mundo sin que esta evidencia sea no-doxástica? Dicho de otra manera, ¿qué objetivo epistémico tendrían nuestras experiencias si no es proveernos de una justificación para nuestras creencias? 

    Otro aspecto central de este proyecto radica en que las diversas versiones del contextualismo suelen dejar de lado el problema de la evidencia para centrarse en la evaluación semántica de las proposiciones expresadas por un enunciado epistémico. No obstante, las aproximaciones contextualistas al problema del conocimiento básico (ej., Cohen 2002, 2005; Neta, 2005; DeRose, 2009; Blome-Tillmann, 2009) pueden aportar los elementos necesarios para entender el papel epistemológico de la evidencia entendida como el mero indicador de que la proposición apoyada por ella es verdadera.    

    Cabe destacar un último aspecto general que consiste en el análisis de la tesis de que el conocimiento básico conduce al problema del conocimiento fácil. Planteado brevemente, el problema es que si se considera que el conocimiento se basa en el conocimiento de la fiabilidad de sus fuentes, entonces uno se encuentra ante el problema del criterio; en cambio, de considerar que hay un conocimiento básico, entonces es posible adquirir el conocimiento de que nuestras fuentes son fiables con demasiada facilidad ‒sobre todo partiendo del fenómeno del bootstrapping y del principio de clausura. La hipótesis central que se explorará aquí es que el conocimiento básico se adecua a un contexto donde la fiabilidad de los criterios no se pone en duda, mientras que hay otros contextos en los que sí se debe dar cuenta de dicha fiabilidad. En suma, el proyecto tiene dos objetivos generales que se complementan. El primero consiste en argumentar que hay un conocimiento básico, que es no-doxástico, y que funciona como evidencia en contextos de atribución poco exigentes. El segundo objetivo consiste en argumentar que este conocimiento básico brinda una respuesta a los desafíos escépticos. 

     

More in this category: « Dr. Rodrigo Laera

SADAF on Facebook